Mientras tratamos de disminuir las brechas de desigualdad, alzamos la voz y concientizamos sobre el acoso y abuso, también es necesario que tengamos conocimiento sobre qué hacer si somos víctimas de estos delitos, por eso, uno de los objetivos de esta ruta es que sea de fácil acceso y libre difusión, y para cumplir con esta finalidad requerimos de su ayuda: por favor compártanla y divúlguenla con el mayor número de personas posible (envíenla por redes sociales, descárguenla en sus celulares, imprímanla, sáquenle copia, llévela a lugares, a amigxs y en especial, a las personas que no cuenten con estos recursos).

Sabemos que algunas personas víctimas de violencia sexual temen algún proceder porque por distintas razones no quieren o pueden delatar a su agresor, tengan presente que no están obligadas - ni las pueden obligar - a denunciar, pero sí es necesario que por su salud, acudan a un hospital para que allí les presten los cuidados, exámenes y medicamentos requeridos.

Recuerden: no es, ni fue su culpa, así existan personas que les digan lo contrario.

Les abrazamos y acompañamos,
con cariño,
ÍTACA.